Me gustaría contar una corta historia.

Cada historia comienza habitualmente bien: había una vez un hombre (yo), que desde hace mucho tiempo había desarrollado un gusto: integrar el uso de un dildo mientras se mantienen relaciones sexuales. Los vibradores eran y siguen siendo utilizado por mí y mis mujeres en los juegos preliminares, y más aún durante los descansos entre orgasmos. Los hombres, como sabes, son diferentes que las mujeres, nosotros no poseemos la resistencia natural de las mujeres. Debemos hacer pausas obligatorias.

Otra razón por la que me gusta usar un consolador es porque muchas mujeres me han dicho que cuando las penetran con un dildo en su fantasía es como si tuvieran relaciones con otro hombre, lo que les resulta muy excitante, y a mí también.

Por desgracia, a menudo sucedió que usando estos juguetes muchas de mis mujeres se quejaron de que después de un corto período de tiempo percibían que el consolador estaba frío, y que precisamente este molesto frío les bajaba la libido. Esto no me gustó porque amo a las mujeres y quiero que se sientan bien en lo que hacen y que gocen plenamente.

Incluso los mejores consoladors y vibradores comunes por su naturaleza (debido a los materiales), nunca llegan a estar más caliente que la temperatura ambiente, que es de entre 23°C – 28°C. Esto significa que entre la temperatura ambiente y la temperatura corporal, hay una diferencia de al menos -10°C a -15°C. ¡Claro que no se puede llegar al orgasmo con un dildo / vibrador frío!

No es ni siquiera de la manera en que muchos podrían creer, que el consolador eleva su temperatura al tomar del cuerpo el calor de su sexo. En absoluto, por el contrario, el consolador e los vibradores absorbe el calor dentro de la vagina y la enfría, lo cual se siente fuertemente después de usarlo durante 5-10 minutos.

Pequeña aclaración al margen: a las mujeres que dicen tener diversión con un consolador frío, sólo puedo decir, felicitaciones, son mujeres mega libidinosas. Y si ya tiene un buen tiempo con un dildo frío, una vez que haya probado uno caliente como Ollala, ya no podrán prescindir de él, garantizado. Hablo por experiencia.

Con mis mujeres he usado vibradores durante casi 30 años y creo que puedo decir que tenemos un conocimiento profundo sobre el tema. Para los hombres que tengan alguna duda sobre mis declaraciones diría que pueden comprobarlo por su cuenta de una manera sencilla al ver lo que se siente poner un consolador frío pegado en sus partes íntimas.

Por supuesto, he intentado de todo a lo largo del tiempo para calentar estos vibradores. Los he sumergido en agua caliente, los puse en el horno, o los pongo en el radiador. Todo esto ha traído una ligera mejoría que duró sólo unos minutos, pero no más. Después de un breve periodo de tiempo la temperatura cayó y el frío se sintió de nuevo.

Yo personalmente no he encontrado a una mujer que a pesar de lo lujuriosa y excitada que estaba pudiera jugar con un dildo frío durante más de 5-10 minutos. No sé si te ha pasado. Pero me encantaría escuchar tus experiencias.

Por esta razón, hace ya más de 10 años que me llamaron para tratar de hacer un consolador caliente. Empecé a buscar uno en Internet y también en varias tiendas de objetos sexuales. Una búsqueda nada fácil. He intentado durante aproximadamente un año y al final me encontré con algunos modelos que se anuncian como dildos caliente, o que se calientan. Eran modelos que podían llenarse con agua caliente o modelos que trabajaban con baterías o con corriente eléctrica.

Probé todos para verificar su rendimiento. El resultado fue un poco decepcionante.

Los modelos de llenado fueron los que proporcionan un resultado aceptable después de todo. Estos modelos están equipados con un tapón de rosca en la parte inferior. Se pueden desenroscar y volver a llenar de agua caliente. Dependiendo de la cantidad de agua el consolador se mantenía caliente al principio, pero luego estos vibradores disminuyeron o aumentaron demasiado su temperatura.

Y ya en esto estuvo la primera gran dificultad, encontrar la temperatura adecuada, no debe ser ni demasiado caliente ni demasiado frío. Los materiales de estos vibradores eran el plástico o el metal.

Y de acuerdo con su composición, estos se presentan como conductores térmicos más o menos eficaces. Esto significa que ya desde el principio se hace difícil encontrar la temperatura del agua a utilizar como relleno. En resumen, la búsqueda de la temperatura adecuada es y sigue siendo difícil. Además la temperatura del agua cae rápidamente, el efecto de calentamiento desaparece, y vuelve la percepción de frío.

Otra gran desventaja consiste en el hecho de que todos estos dildos son duros, rígidos y no del todos flexibles, esto es debido a los materiales utilizados, porque para utilizarlos como un consolador, deben estar equipados con un tapón de rosca que debe evitar pérdidas involuntarias. Imagine una clásica botella de agua caliente, los materiales utilizados no sería adecuada para hacer un consolador, sería demasiado suave, como un pene flácido.

La otra variedad de consolador son aquellos que se calienta por medio de la batería o con la corriente eléctrica de la toma de pared, para ambos casos el principio es el mismo. Ambas variantes utlizan las resistencias eléctricas en forma de espiral o en forma de cuerpos ovalados. Por último, la corriente eléctrica que fluye en esas resistencias provoca el calentamiento.

Por último, la corriente eléctrica que fluye en esas resistencias provoca el calentamiento. El rendimiento de estos modelos en su conjunto es muy pobre.

El calor que emitía era apenas perceptible y sólo se localizaba cerca de la restistencia eléctrica. Además, las baterías se descargan muy rápidamente en los modelos de batería, y en los modelos con alimentación de corriente eléctrica siempre se debe tener una toma de corriente eléctrica a la mano. Muchas mujeres se sienten bastante incómodas sabiendo que la corriente eléctrica circula en estos dildos. El único punto a su favor que encontré es que por lo general son de textura suave.

Estas fueron las experiencias que he tenido con varios dildos caliente o que se pueden calentar.

Yo estaba muy decepcionado por el rendimiento de estos consoladores, pero como también soy una persona muy creativa, patenté las invenciones complejas de tener mucho más que un consolador caliente, me dije con seriedad que debía inventar finalmente un consolador caliente.

Y así fue. Ya en el 2004 presenté una solicitud de patente para un dildo caliente, llamado «Ollala», y su nombre, sólo «Ollala» está patentado como marca. La información detallada sobre el consolador Ollala se puede encontrar en el sitio web.

Sólo hay que poner «Ollala» en Google. Un pequeño punto: Google tiende a cambiar y sugerir de forma autónoma en lugar de «Ollala», el término «OLALA». ¿Por qué Google lo hace así? No lo sé. Sólo hay que insistir en la búsqueda de Ollala (deletreado con dos letras l). Un método aún más sencillo es poner como búsqueda «Ollala consolador» o «dildo Ollala». En este caso, Google no tendrá duda de ello.

Me gustaría recibir sus comentarios.